Si quieres, puedes tener una huerta urbana en tu patio, terraza o balcón y cultivar tus propias hierbas aromáticas y productos vegetales. Te damos diez motivos para que te animes a cultivar tus propios alimentos:

  • Consumo local: contribuye al desarrollo de la economía local, ya que podemos distribuirlos a través de ferias y mercados.
  • Vida al aire libre: al tener una huerta urbana se fomenta la actividad al aire libre, el contacto con la naturaleza...
  • Alimentación saludable: los productos que se cosechan en la huerta son sanos y aportan todos los nutrientes que necesitamos para llevar una dieta equilibrada.
  • Cuidado del medioambiente: con la huerta urbana no es necesario recurrir al transporte de alimentos por carretera, por lo que se reducen las emisiones de CO2.
  • Enseñamos a los niños: podemos enseñarles el proceso de crecimiento del alimento, desde que plantamos la semilla hasta que finalmente nace el fruto. Despertar en ellos esta curiosidad puede fomentar el consumo de este tipo de alimentos. 
  • Reconvertimos espacios no utilizados: podemos utilizar espacios abandonados para un buen fin como es el cultivo de productos de la huerta.
  • Ahorro económico: en zonas con poco poder adquisitivo, supone una idea fenomenal para que las familias puedan autoabastecerse con los productos que genera la huerta urbana.
  • Seguridad alimentaria: garantizamos que los productos que consumimos no tienen pesticidas ni otros componentes químicos que pueden 
  • Origen de los alimentos: conoceremos de primera mano los productos que consumimos.
  • Estar activos: trabajar en nuestro huerto urbano nos hace estar activos.

Publicado: 6 de Septiembre de 2017