"Bio" (biológico), "Eco" (ecológico) y orgánico son sinónimos. Todos designan aquellos productos que no han sido tratados con pesticidas y otros químicos, respetando así los ciclos propios de la naturaleza, es decir, no han sido modificados geneticamente.

La normativa de Bruselas –que aprueba el reconocimiento de un producto ‘bio’, ‘eco’ u orgánico, está garantizada por cada comunidad autónoma.

Para el consumidor, hay una diferencia más subjetiva, "bio" tiene que ver más con el producto natural y "eco" con un carácter más medioambiental.

Más información